sábado, 9 de enero de 2010

DE LOS CINCUENTA A LOS OCHENTA

LOS RUINOSOS AÑOS CINCUENTA

Tras la década dorada de los cuarenta, la producción de películas de animación se hunde en los años cincuenta, hasta llegar a desaparecer. Las pocas obras realizadas en estos años son de mera transición entre una época autodidacta e idealista como fue la de los cuarenta y otra, la que surgiría en la década siguiente, basada en la producción publicitaria, comercial y especialmente para televisión.La presión de los grandes estudios Disney, eclipso toda producción nacional como ya paso con la película Erase una vez... que contaba la historia de la cenicienta, pero que Disney por tener “patentado” el personaje puso su empeño en hundir esta animación.

El único nombre de los años cuarenta que continua la producción a partir de los años cincuenta es Jaime Baguña, quien tras abandonar la dirección general del largometraje Erase una vez...retoma la realización de películas didácticas y publicitarias, aunque de forma menos constante, anunciándose es desmoronamiento en la producción, del hombre crucial de una forma de hacer cine de dibujos animados en este país.


Después de los años cincuenta, en la que apenas se finalizaron un decena de producciones animadas, prácticamente todas ellas realizadas con fines didácticos, comienzan al finalizar esta década, la segunda edad de oro del cine de animación de la mano de la publicidad.

Hasta entonces, se habían realizado algunas producciones publicitarias en animación, pero siempre de forma aislada, y sobre todo sin un circuito de distribución organizado.

La aparición de la publicidad, primero en las salas cinematográficas y después en la televisión (TVE inicia su andadura en 1957), supone para los estudios de animación obtener la cobertura económica suficiente para la realización continuada de cine de animación.

Los artificies de este resurgir de la publicidad en los medios de comunicación, fueron Jo Linten y los hermanos Moro.

Linten vino a España, procedente de Bélgica, donde tenia una pequeña empresa de producción de cine publicitario, e inmediatamente vislumbro las posibilidades que tenia en nuestro país para organizar una infraestructura de producción y distribución cinematográfica en este campo, fundando la empresa Movierecord en 1952. En la practica llego a tener el monopolio de la publicidad en las salas cinematográficas de todo el país.

Los hermanos Moro: José Luis, dibujante y Santiago, que había estudiado en la escuela de Cinematografía; comenzaron a hacer sus películas animadas de una forma rudimentaria. Después de varios intentos de constituirse en sociedad, primero con la agencia de publicidad Clarín, y posteriormente con el grupo francés Cinema Publicité, les llevaron a conocer a Linten, con el que firmaron un contrato de exclusiva en 1955 la empresa Estudios Moro y Movierecord S.A.

Esta unión de Linten con los Moro (1955-1969), pasa por dos etapas: la primera abarca hasta el mayor esplendor a principios de la década de los sesenta; y la segunda hasta su disolución.

Destacar que en un principio Movierecord realizaba sus película publicitarias en imagen real, pero tras la fusión con los hermanos Moro, pasó a producir una gran cantidad de películas de animación. En este periodo de cada 10 películas de Estudios Moro y Movierecrd:, 5 eran de dibujos animados, 2 de animación de objetos y 3 de imagen real. En poco tiempo, se pasó de hacer una decena de películas publicitarias al año a realizar centenares de ellas.

Esta superproducción de películas convierten a los estudios Moro en una escuela, dominada por el estilo Disneyano . Por sus estudios pasarían una promoción de dibujantes y animadores que más tarde se independizarían y montarían su propio estudio: Cruz Delgado, Pablo Nuñez, Rober Balser y José Ramón Sánchez, entre los mas representativos.

El éxito de los hermanos Moro se refleja en un espléndido palmares de premios sin parangón a nivel internacional en el mercado publicitario, a través de lo publicitario organizados por la S.A.W.A. (Screen Advertising World Association).

A partir de la mitad de los años sesenta Estudios Moro y Movierecord tiene sucursales fuera de Madrid: Barcelona, Lisboa e incluso en Estados Unidos. Su espectacular crecimiento esta sostenido por infraestructura comercial muy débil lo que produce un cambio en la estrategias y la disolución de la sociedad estudios Moro Y Movierecord.

Este monopolio ejercido durante casi dos décadas por Estudios Moro y Movierecord, con la pequeña excepción del área geográfica de Cataluña, aglutina a todos los profesionales de la animación en España.

Durante este periodo y para televisión surgen algunas muy interesantes producciones animadas en formato spot que son un clásico de la publicidad. Nos referimos al spot “vamos a la cama..” de la conocida familia Telerin, todo un fenómeno de la época. Este spot genera unos impresionantes beneficios de merchandising, lo que planteo la posibilidad de realizar con estos personajes una película. El director catalan Francisco Macian seria el encargado de llevarlos a la gran pantalla.

Francisco Macian, animador del Largometraje Los sueños de Tay-pi, colaborador de los hermanos Moro, funda su propio estudio en 1955.Visionario de las nuevas tecnologías Macian alterna sus trabajos publicitarios con la realización de proyectos mas ambiciosos. Su obra mas prestigiosa y conocida es El Mago de los sueños (1966). Esta obra que puede ser considerada la obra cumbre en animación catalana de la época es fruto de la creatividad de Macián al frente de 80 personas que durante 2 años trabajaron para tirarla adelante. Los protagonistas de esta obra no son otros que los famosos personajes de la denominada familia Telerin (¡Vamos a la cama...¡) En 1974 crea Memoria película realizada por un sistema de animación asistida por ordenador llamado M-tecnofantasy patentado por él. Su muerte prematura en 1976 dejo sin terminar una gran cantidad de proyectos algunos de los cuales vieron años mas tarde la luz, como el Quijote o dentro de muy poco la serie de animación Marcelino Pan y Vino ( que colaboro profesionalmente en ella, y que se estrenara en televisión en el 2000).

Para luchar con la competencia que representaba Movierecord la productora catalana Buch-Sanjuan monta estudios de animación en 1964. Estos estudios dirigidos por Julio Taltavull consiguen aglutinar a una gran cantidad de animadores y dibujantes que hoy en la actualidad siguen en activó con sus propias productoras, como es el caso de Victor Luna, y Jordi Amoros. Esta productora consiguió una gran actividad en el mundo de la publicidad, aunque la desorganización y el escaso sentido comercial les llevara al cierre. Como dato anecdótico decir que el director Julio Taltavull realizo un curso de animación en la escuela Createcnia (1989) en el cual yo asistí, comenzando así colaboraciones y trabajos esporádicos por mi parte en el mundo de la animación.

En 1969 se produce la caída de “Movierecord” y los hermanos Moro, en palabras de uno de ellos “fueron objeto de un diabólico plan financiero. Otro grupo se hizo con la mayoría de las acciones y pasó a controlar sus Estudios, no para seguir produciendo, sino para vender el edificio y los equipos y resarcirse de las pérdidas que acababan de tener en otras empresas”. Consecuencia de todo ello fue el cierre de las instalaciones y el aligeramiento de la plantilla.

Pero José Luis Y Santiago Moro no se arredraron y dos meses después de perder “estudios Moro” crearon otra empresa. : “Moro Creativos Asociados”, y continuaron realizando “spots” para sus clientes habituales.

Otros productos televisivos de gran importancia de estudios Moro fueron las series de animación. En 1973 realizan una serie llamada “Cantinflas” basada en el popular actor y cómico Mario Moreno y otra menos conocida denominada “Katy”

Con la disolución de Estudios Moro y Movierecord hay una desintegración en la estructura del gran estudio, donde los profesionales eran contratados para la realización de una labor concreta. Los náufragos de estudios Moro crean sus propias productoras, desde la óptica de gestor/productor/realizador/animador, donde el único personal fijo del estudio se encarga de tareas administrativas y en función al trabajo a realizar se contratan a los profesionales adecuados para llevar a cabo la producción. Este deseo de independencia viene dado por un interés económico, más que creativo; abandonar a los intermediarios, para convertirse ellos mismos en intermediarios.

El hundimiento del dibujo animado publicitario en la mitad de los sesenta no se volvería a recuperar hasta pasados la década de los 90 en la que existe un pequeño Boon del que mas adelante hablaremos.

LOS INDEPENDIENTES DE LOS AÑOS SESENTA.

Además de la realización de una abundante producción publicitaria, en la década de los sesenta, existe otro factor fundamental en el cine de animación español para entender el auge que tuvo este genero y su evolución posterior: la aparición en este periodo de los primeros animadores independientes, fenómeno éste que continuara hasta ahora.

Ajenos al circuito comercial e industrial que representan los estudios de animación, los primeros animadores independientes: es decir aquellos realizadores-animadores, fuera de la profesión, dedicados a otra actividad laboral y que trabajan, de forma voluntaria, y esporádica, por el mero placer de la creación cinematográfica representan un grupo importante de innovadores de este genero.

Radicados así en su totalidad en Cataluña, con amplia tradición en el cine amateur o de subformatos, los independientes trabajan casi siempre en soporte de 16 mm, e incluso en 8mm y s8 mm, y rara vez en 35 mm, lo que les hace crear sus propios circuitos de exhibición. Debido al proceso manual de realización, en sus obras tienden a primar el guión a la técnica, y esta casi siempre al servicio de la experimentación en sus nuevas de expresión utilizando la imagen a imagen.

Destacar la labor de Equip, cooperativa dirigida por Jordi Amorós y Víctor Luna, dibujantes de la revista el Papus y actualmente propietarios de sus propias productoras. En 1978 dirigen Historias de Amor y Masacre, el primer largometraje de dibujos animados para adultos en nuestro país.

Rodolfo Pastor y Petra Stenmeyer, son otros realizadores interesantes. Aunque trabajan fundamentalmente para televisión y últimamente para la publicidad constituyen un estudio atípico. Además de trabajar con plastilina, muñecos, dibujos, e imagen real y cualquier técnica de animación; su forma de trabajo, a modo de escuela-taller transmite a sus producciones un aire de originalidad. Muchos animadores de estas técnicas se formaron en su estudio verdadera cantera de realizadores. Su labor ha sido reconocida por diversos premios internacionales de animación.

Si tenemos que hablar de un realizador modelo no seria otro que Cruz Delgado. Dibujante de Comic comienza a realizar algunas pequeñas historietas que le consolidan poco a poco en una buena promesa de la animación. Recibe varios premios en certámenes de cine y después de un sin fin de cortos didácticos emprende la aventura de realizar un largometraje. Esta película seria Mágica Aventura (1973)basadas en cuentos de Perrault y Andersen.

Pero si tenemos que hablar de su obra más conocida no es otra que Don Quijote de la Mancha, una serie de TV ambiciosa que marco un antes y un después en cuanto a producción y organización. Cruz Delgado se socio con la empresa Romagosa Merchandising Internacional para la realización de tan costosa serie (400 millones de 1979). Se realiza una gran campaña de marketing y de investigación y se realiza para aquel entonces una gran obra desde el punto de vista artístico y técnico. Lamentablemente por fenómenos ajenos a la obra esta queda en 39 episodios y no en 52 como estaba proyectado. Alguna de las causa de este “fracaso” son atribuidas a varias razones. Por un lado los ingresos de Marketing no eran suficientes, no se cumplían los plazos de entrega acordados, los gastos de personal comenzaron a subir y para colmo Don quijote no acabo de caer bien al publico infantil, entre otras razones porque Don Quijote es un Antihéroe y para remate se moría al final de la serie, cosa que no ocurre con ningún personaje de dibujos animados que sea el protagonista.

Paralelamente otros personajes ocupaban la pequeña pantalla, nos estamos refiriendo al fenómeno de animación japonés Mazinger-Z que causo autentico furor en España y más adelante otras producciones como Comando-G instaurándose de este modo un nuevo estilo de animación que tubo sus comienzos con Heidi y Marco. Y para finalizar recordar que en aquellos tiempos de transición política en España se quería “huir” de los clásicos de la literatura española que tanto había machacado el régimen de Franco.

A pesar de todo y con el paso del tiempo la producción Don Quijote de la Mancha es rentable pues prácticamente fue exhibida en casi todos los paises de Europa, Asia y América llegando a ser un producto en proyecto de largometraje para la propia Walt Disney. Cruz Delgado realiza mas tarde otras producciones notorias como son Los viajes de Gulliver y Los cuatro músicos de Bremen.



(aunque en realidad sólo han hecho un resumen de la Historia del cine de animación en Españadel gran conocedor de la animación Emilio de la Rosa junto a Hipolito Vivar y de la Historia del Dibujo Animado Español de Jose Mª Candel un gran libro para conocer la industria de animación de nuestro país. Aunque el Rincón del Vago a veces no es 100% fiable como lo que han hecho es un resumen de libros que yo he consultado me fío del contenido).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cómo hacer dibujos animados

Loading...